Caries significado resumen

El pastiche résulta, por oposi- ciôn, una mera técnica sin prestigio alguno. Yo dirîa, por mi parte, que lejos de ser una prâctica vacia, el pastiche cobra, al menos en los relatos de Garcia Marquez, un valor indiscu- tible.

Asegura el efecto de realidad al anclarse, por ejemplo, en un suceso y contribuye sin lugar a dudas al placer de lectura gracias a la doble com- plicidad que créa : complicidad intelectual por medio de lo ya visto o ya leido en otra parte, pero, fundamentalmente, esa familiaridad fantasmâtica del retorno de lo reprimido freudiano, que es también por cierto el resorte mismo de la gacetilla.

Finalmente, el pastiche tal como Garcia Marquez lo utiliza, alcanza una dimension satirica que lo distingue, a mi modo de ver, tanto de la parodia literaria como podrîa ser la reescritura de un cuento folklôrico o de un mito como del simulacro vacio del que habla Jameson.

Sabemos también - y este sera el segundo aspecto de mi trabajo - que la sociedad posmoderna es testigo de un desarrollo extraordinario de los medios de comunicaciôn de masa, que constituyen una red cuya totali- dad somos incapaces de représentâmes, pero que ejerce una influencia notable en nuestra percepciôn del otro y de nosotros mismos. Esta red que ha llegado casi a asfixiar a la prensa escrita, transmite de manera eficaz y.

Contribuye de este modo a fabricar, a partir de una tragedia local, un suceso international. En este relato la autora emprende la reescritura de un suceso que dio la vuelta al mundo entransportado especialmente por la television.

Se trata de la muerte de una nina en Colombia, tras la eruption del volcan Nevado del Ruiz y de la desapariciôn de un pueblo entero - Armero - bajo el lodo. Este hecho, particularmente trâgico en si mismo, constituye tam- bién un momento dramâtico en la historia de la prensa : la fabricaciôn de un suceso ante los ojos de millones de teleespectadores y de lectores de pe- riôdicos. Fenômeno comparable quizâs al que se produjera durante la Gue- rra del Golfo, cuando la cobertura de la information cobrô casi mâs impor- tancia que los acontecimientos mismos.

El cuento de Isabel Allende retoma la esencia de lo acaecido : algo asi como el desdoblamiento entre historia e historiografïa, entre lo que ha pasado y lo que se ha dicho. Nos recuerda asi, en cierta medida, a la crôni- ca de la crônica dentro de la Crônica de una muerte anunciada ; pero los recursos estilisticos utilizados aqui son completamente diferentes.

El relato esta a cargo de un narrador de sexo femenino, en primera persona, que el lector puede identificar con la heroîna que da el tîtulo al li- bro y, a través de ella, con la autora misma. El personaje principal, junto a la victima, es Rolf Carié, companero de Eva Luna : un periodista de ori- gen austrîaco que, en contacte con la nina agonizante, va a perder su habituai aplomo. Las barreras que lo preservaban de su propia memoria caerân y su infancia desgraciada, su pasado de campos de concentration saldrân a la superficie, a medida que Azucena - es el nombre de la nina en la fi- cciôn - se ira hundiendo en el barro.

Mientras tanto, la narradora los sigue a través de las pantallas de la Television Nacional, como testigo y reportera de la crônica que su amigo no tiene mâs coraje de hacer ; pero también como personaje activo, tra- tando por su lado de obtener de parte de las autoridades la bomba que per- mitiria extraer el barro y liberar el cuerpo prisionero de los escombros.

Asî, el relato se construye como un reportaje dentro del reportaje : muy pronto la historia del periodista, individuo desamparado ante los hechos de los que debe informar al pûblico, cobra mayor amplitud que la de la muerte misma de Azucena. Y paralelamente, se perfila la historia del pe- riodismo en general : el despliegue de medios técnicos desmesurados alre- dedor de la victima, cuando se dispone apenas de medicamentos y no se lo- gra obtener la bomba para secar el terreno.

Hay de hecho dos victimas en este drama : Azucena y Rolf. Otra reminiscencia de la Crônica, aparece pues a nivel de los perso- najes. En efecto, asi como se podia hablar en la novela de Garcia Marquez del visitante-redentor decepcionado Bayardo San Roman y de la victima fïsica del crimen, Santiago Nasar, podriamos decir aqui que Rolf Carié se. En cuanto a la forma, se podria decir que, a primera vista, este rela- to no tiene absolutamente nada de periodîstico, en el sentido tradicional del término, que supone una bûsqueda de la objetividad.

Pero se podria decir igualmente que Isabel Allende practica aqui un periodismo de denuncia eficaz, que alcanza a la vez a los medios de comunicaciôn, a las autorida- des religiosas, militares y politicas. Por ello, el tono es apasionado del principio al fm : patético cuando se trata de describir la situation de la nina :.

Pero habïa llegado el, instante de la verdad y ya no pudo seguir esca- pando de su pasado. El era Azucena, estaba enterrado en el barro, su terror no era la emotion de una infancia casi olvidada, era una garra en la garganta.

Entre tanto, todos los pasajes donde se trata de los otros periodistas estân cargados de una amarga ironîa :. Y Rolf Carié continuaba clamando por una bomba. El despliegue de re- cursos dio resultado y en la Television national empezamos a recibir imâgenes mâs claras y sonidos mâs nîtidos. El présidente, los militares y los curas se ven explicîtamente ridiculizados :. El Présidente de la Repûblica se trasladô a la zona y apareciô en tra- je de campaôa para confirmar que era la peor desgracia de este siglo, [ También se acercô un sacerdote a bendecirla y colgarle al cuello una medalla de la Virgen.

Por otra parte, regime alimentaire shanna kress poids siempre en cuanto a la forma, notamos que el relato esta doblemente mediatizado puesto que el lector sigue el desarrollo de los acontecimientos a través del punto de vista de la narradora que, a su vez.

Y podriamos aqui también hacer un paralelo con Crônica de una muerte anunciada. Y esto, yo diria, sin que tengamos un conocimiento preciso del referente real.

De todas maneras, carecemos de precisiones cronolôgicas y espaciales. Sabemos que el drama duré très dias y que durante ese tiempo Rolf Carié recobrô su memoria enterrada, podemos suponerlo, durante unos cuarenta anos.

El ultimo pârrafo del texto, en présente, hace coincidir por otra parte el tiempo de la historia con el tiempo de la narraciôn y da asi la sensation de que la vuelta atrâs en el pasado ha sido mucho mas brève que en Crônica, por ejemplo. Nada parece justificar entonces la investiga- ciôn de archivo a la que debe entregarse el narrador de la novela de Garcia Marquez. Nada se asemeja tampoco al mosaico de discursos referidos por el cronista acerca de la muerte de Santiago Nasar. No hay casi diâlogos ni tampoco pluralidad alguna en el punto de vista.

Ahora bien, si queremos aplicar las distinciones hechas entre parodia, pastiche y sâtira, para ver cômo Isabel Attende utiliza el suceso en su relato, tendremos que referirnos otra vez a las menciones, de texto a texto, de texto a contexto y al respeto o violation de una norma dada.

Isabel Al- lende hace una parodia de la information, en el sentido fuerte que le da Jameson al término : denuncia, critica, se burla. Pero lo hace al nivel de los contenidos, y no de la forma. Si bien escribe nuevamente un suceso, no retoma en ningun momento la estructura de un artïculo de gacetilla.

Es quizâs parôdica porque reescribe, desacralizândolo, el mito de la information râpida, a la vez que contribuye a crear otro : el del periodista gene- roso y humano, que déjà su câmara para ocuparse de la vïctima, a menos que también se esté burlando de él. En todo caso, la ironia transparente en este texto nos impide hablar de pasticheincluso cuando este sea conside- rado en sentido positivo, como maestria de la ejecuciôn. Quedaria fînalmente por plantear una ultima pregunta a propôsito de este texto que con todo su aspecto de sencillez, résulta ser muy enigmâtico.

En efecto, aûn no hemos mencionado lo que ocurre a nivel fantasmâtico. O dicho de otra forma, la manera cômo se maneja aqui lo inconsciente de donde procède el placer de lectura, tanto en los textos literarios como en la rubrica de los sucesos.

Podemos pensar, en un primer momento, que Isabel Allende condena el fantasma voyeurista, tanto de parte de los periodistas, que lo miran todo a través de una lente y lo ven todo en escala reducida, como de parte del pûblico lector y espectador, que se complace en saber que los dramas ocurren siempre a otro, y se estremece imaginando que tal cosa puede pasarle también a él.

En segundo y ultimo término, a nivel de lectura, es precisamente la. Y bien, la novedad consiste sin ninguna duda en el solo hecho de rescatar esos productos de con- sumo cotidiano - nuestro manâ como los llama Georges Auclair1 - del ces- to de los papeles y en someterlos a un proceso semejante al que antes otros autores aplicaban a los grandes acontecimientos de la historia o, como los românticos, a sus propios estados de ânimo.

A partir de ahî, el reciclaje del suceso estarâ supeditado a lo que los teôricos de la posmodernidad llaman las prâcticas propias del autor, y que corresponden a los recursos esti- lïsticos y retôricos caracteristicos del narrador en cada relato.

Dicho lo cual podrîamos interrogarnos, como tantos otros lo hacen hoy en dia, acer- ca de los rasgos mismos que se atribuyen a la posmodernidad y bleu suite liposuccion particular, acerca de la aplicaciôn de tal concepto a la production literaria lati- noamericana. Es cierto que dos ejemplos no bastan para sacar grandes conclus iones, permîtaseme sin embargo terminar con dos preguntas :.

El debate ocuparâ sin duda aûn a muchos crî- ticos. Aprovecho la oportunidad para expresar mi reconocimiento aqui a mis estudiantes del tercer ano de espanol de la Universidad Stendhal por las ideas e informaciones que me han proporcionado con vistas a mi trabajo, y en particular, a Anabelle Anino, Karine Bertheren-Diakhaté y Corinne Chica, quienes despertaron mi curiosidad por este cuento de Isabel Allende.

Cabe recordar aqui, siguiendo una vez mâs a Does botox prevent wrinkles over time Bâillon que antes de ser objeto de una rubrica especializada, los sucesos se contaban a través de canciones. Fredric Jameson, El posmodernismo o la lôgica cultural del capitalismo avanzado, Madrid, Paidôs, Trad, del inglés por José Luis Pardo Torio. Les inepties ainsi visées sont généralement considérées comme extratextuelles dans le sens où elles sont presque toujours morales ou sociales et non pas littéraires.

Bien qu'il y ait [ Le mana quotidien. Structure et fonctions de la chronique des faits divers, Paris, Anthro- pos, 2e éd. Estas lesiones suelen localizarse en las muñecas fig.

Ya hemos señalado que el liquen plano oral es una enfermedad crónica de curso a brotes, en muchas ocasiones para toda la vida.

Con frecuencia, formas de LPO de predominio blanco, pasan a convertirse en formas de predominio rojo y a la inversa. Podemos encontrar a lo largo de la evolución de esta enfermedad, en principio benigna, las siguientes complicaciones:. Este capítulo es fundamental a la hora de establecer un tratamiento individualizado para eliminar estos factores.

Lo mismo podría suceder con una enfermedad sistémica de nueva aparición, incluyendo la enfermedad cancerosa. También es necesario descartar, en algunos casos un eritema polimorfo sobrepuesto a un liquen plano. Estos mucoceles, descritos por primera vez por Eveson eny que se asocian con relativa frecuencia al LPO, probablemente indujeron a algunos autores a describir la forma ampollar de LPO 15 fig.

Todo fenómeno inflamatorio conduce en su curación a fibrosis que se traduce macroscópicamente en cicatrices o sinequias. Así podemos observar por este proceso, en pacientes con LPO de larga evolución, pérdida en encía insertada y borramiento del vestíbulo especialmente a nivel de molares. Aunque todavía no existen unos criterios diagnósticos de LPO universalmente aceptados, hasta ahora seguimos los criterios clinicopatológicos de la OMS 25aunque algunos autores los cuestionan.

Los criterios clínicos darían lugar a un juicio clínico presuntivo que tendría que ser corroborado por la histopatología. Presencia de lesiones bilaterales y mayormente simétricas.

Presencia de estriado blanco reticulo-papular. Lesiones erosivas, atróficas, ampollares y en placas siempre en presencia en otro lugar de la mucosa oral de estrías blancas. Criterios histopatológicos fig. Presencia de infiltrado inflamatorio yuxtaepitelial en banda.

Signos de degeneración hidrópica del estrato basal. Ausencia de displasia epitelial. El diagnóstico diferencial de las lesiones de liquen plano debe realizarse, en las formas de predominio blanco, con otras lesiones blancas 26 entre las que destacamos:. Cuando nos hallamos ante una forma de liquen plano de predominio rojo con lesiones eritemato-descamativas, el diagnóstico diferencial debe realizarse principalmente con otras lesiones vesiculo-erosivas 27 como el eritema multiforme, el pénfigo vulgar o el penfigoide.

Los objetivos principales de la terapia actual del liquen plano oral son el control de los síntomas dolorosos y la resolución de las lesiones mucosas, así como la reducción del riesgo de transformación maligna y el mantenimiento de una buena higiene oral.

En pacientes con sintomatología dolorosa recurrente, otra meta es la prolongación de los intervalos sin síntomas. Los problemas principales, con las terapias actuales, son los efectos secundarios y la repetición de las lesiones después de que se retire el tratamiento. No hay un tratamiento de LPO curativo. Inicialmente debemos comenzar identificando y controlando los factores coadyuvantes 28 :. Esta es una fase preceptiva previa al tratamiento farmacológico del LPO.

Con ella podemos controlar una parte importante de los síntomas y los signos de la enfermedad. Se deben pulir las aristas dentarias, eliminar los bordes cortantes y cualquier traumatismo sobre las lesiones si es preciso, realizar extracciones dentarias. Las prótesis deben quedar bien ajustadas.

Como con todos los pacientes, es aconsejable la eliminación del consumo de tabaco y del alcohol y el establecimiento de una dieta adecuada. Controlar la enfermedad sistémica subyacente.

En los casos de gingivitis descamativa crónica se puede mejorar la aplicación de esta medicación por medio de una férula. Algunas de estas terapias tópicas de corticoides pueden predisponer al paciente a la candidiasis, por lo que se suelen prescribir antimicóticos tópicos como tratamiento preventivo o cuando la infección se ha establecido.

Los corticoides tópicos son un pilar en el tratamiento, pero si estamos ante un LPO erosivo que no responde, algunos autores aconsejan la utilización de tacrolimus tópico o ciclosporina tópica; sin embargo esta ultima ha producido resultados contradictorios, debido a su falta de penetración mucosa. Se utiliza esta dosis durante semanas y después con igual dosis a días alternos o disminuyendo paulatinamente.

Se utilizan preparados depot de acetónido de triamcinolona 30 mg o de acetato de betametasona 6 mgque se inyectan perilesionalmente una vez por semana durante semanas.

En pacientes que no han mejorado sus lesiones con corticoides, los tratamientos alternativos deben ser tenidos en cuenta como hidroxicloroquina, azatioprina, micofenolato, dapsona o retinoides Es importante informar a los pacientes de que las lesiones de LPO pueden persistir por muchos años con períodos de exacerbación y remisión.

El control periódico debe realizarse por lo menos cada seis meses. Es aconsejable evaluar a los pacientes con LPO cada mes durante el tratamiento activo, y supervisar las lesiones hasta la reducción del eritema y la ulceración. El tratamiento activo debe continuar hasta que el eritema, la ulceración, y los síntomas estén controlados.

Sólo, en casos infrecuentes, los pacientes requieren cortoides intralesionales o sistémicos de manera prolongada para controlar el progreso de su proceso Es preciso contar con la intervención de otros especialistas en caso de que el paciente presente lesiones en localizaciones extraorales como la piel, el esófago o los genitales. Las complicaciones como sobreinfecciones, sinequias o leucoplasias deben ser tratadas específicamente.

Muchos pacientes con LPO desean conocer las posibilidades de malignización o contagio. La carencia de información produce incertidumbre y frustración. La tabla 4 presenta una propuesta de los autores acerca de la información que el paciente debe recibir sobre el liquen plano oral.

Es ésta una enfermedad que no suele comprometer demasiado la vida o la calidad de vida del enfermo los pacientes la sufren habitualmente con resignación.

Tal vez debido a ello los estamentos oficiales y las grandes multinacionales farmacéuticas invierten poco o nada en su investigación.

Sabemos muy poco sobre su epidemiología, algo sobre su patogénesis y desgraciadamente nada sobre su origen.

No es poco lo que podemos hacer por los enfermos. Desde luego no conocemos nada sobre su prevención. La biología molecular, la genómica y la proteómica abren nuevos caminos. Prestémosles atención sin olvidar la clínica del día a día que nos permite comprender mejor el comportamiento de la enfermedad y sobre todo el modo de vivir esta dolencia por parte del paciente.

The oral lesions of lichen planus. Oral Surg ; Wilson E. On Leichen Planus. J Cut Med Dis Skin ; Scully C, El-Kom M. Lichen planus: review and update on pathogenesis. Oral Pathol ; Inmunopathogenesis of oral lichen planus. J Oral Pathol Med ; Malignant development of lichen planusaffected oral mucosa. J Oral Pathol ; Elsemberg E, Krutchkoff DJ.

Lichenoid lesions of oral mucosa. Diagnostic criteria and their importance in the alleged relationchip to oral cancer. RCOE ; A clinical Study of patiens with oral lichen planus.

Tooth caries stages

J Oral Maxillofac Surg ; Liquen plano familiar: Presentación de nuevos casos clínicos. Av Odontoestomatol ; Presence of the HPV secuences in oral lichen planus lesions. Bermejo A, López MP. Liquen plano oral y síndrome de Sjögren. Dos casos de asociación. Preliminary investigation of the association of oral lichen planus and hepatitis C.

Andreasen JO. Oral lichen planus I.